De: Ernesto Anaya.
Dirección: José Antonio Cordero.

Con:
Violinista – Diego Jáuregui.
Nadador – Enrique Arreola.
Soprano – Mónica Dionne.
Nadadora – Aurora Cano.

Dirección, Diseño del Espacio y Multimedia: José Antonio Cordero.
Diseño de Escenografía e Iluminación: Ingrid SAC.
Asistente de Dirección: Abraham Tari.
Coreografía:  Pilar Gallegos.
Diseño de Vestuario: Oscar Olivier.
Realización de Vestuario: Erika Jiménez.
Musicalización: Heiko Kalmbach y José Antonio Cordero.

He aquí una extraña alberca en la que sin darnos cuenta y con toda intención nos encontramos desde la primera palabra flotando al lado de los personajes en un fino mar de violencia.

En Croll, el conflicto implacable avanza y crece hasta sobrepasar por completo los límites del ser humano dejando a los personajes náufragos frente a sí mismos.

Croll es un texto donde los infinitos juegos del lenguaje resguardan capas y capas de impotencia frente al entorno, al prójimo y al propio destino. Todo ello sumergido en el irremediable humor seco y agudo de quien intenta resolver su propia frustración y en donde los sobrevivientes son heroicos resignados.

Frente a esta historia uno tendría la sensación de haber sido empujado sin piedad a una de esas obras que parecen no comenzar sino continuar. Que cada quién continúe pues con su propia travesía, ya sea en bote, nadando o como mejor pueda. Quizás la costa no esté tan lejos.

LYDIA MARGUELLES